Mujeres

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las mujeres heridas no son inofensivas, se reponen y se hacen más bravas cuanto más las humillan. Las mujeres no se rompen como un vaso, en fragmentos minúsculos que sólo te hacen daño si los pisas. Se rompen como ramas, cuanto más las rasgues más afiladas son; y si te acercas, te apuñalan.

Anuncios