El frío

5419494557_bb5c329f9c_b

Voy a ser sincera, el frío me deprime. Nunca he vivido en un lugar muy frío, sino de clima suave, pero cuando viajo no me atrae nada ir a esquiar o a sitios gélidos. La posibilidad de quedarme tirada en la carretera, o en una ciudad grande cuando se acaba el transporte público, y pasar frío, me espanta.

No he podido encontrarla, pero hay una imagen que me quedó grabada en las noticias hace muchos años. Hubo una ola de frío en Rusia, y en Siberia las temperaturas alcanzaron muchos grados bajo cero. El agua helada reventó las cañerías y no había agua caliente, además tampoco había suministro de gas y no funcionaba la calefacción en muchas casas. El suministro eléctrico también acabó cayendo. Mucha gente murió de hipotermia o por enfermedades relacionadas.

Pero lo que más me espantó fue la imagen de una chica joven arrebujada en la cama con su bebé, tratando de protegerlo con el calor de su cuerpo, bajo al menos 6 mantas. Daba muchísima pena y miedo. Me dio una idea de lo que puede llegar a sufrir alguien por culpa del frío.

«La carretera», de Cormack McCarthy, también da una idea. Os lo recomiendo si sois lectores muy duros. Y aún así, coged una buena manta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s