Mar picado

A mediodía me crucé por la calle con un chico muy joven, podría tener unos catorce años. Alto y desgarbado, algo muy propio de su edad, iba hablando y riéndose con un amigo, pero… fueron sus ojos. Unos ojos grandes y muy vivos, de un color azul claro, y un brillo sorprendente, que me hizo mirarlos varias veces. Miraba con descaro, con una expresión viva y abierta, sabedor de su poder enigmático.
Fue la luz que irradiaban lo que me impidió olvidarle, porque sentí que él podría lograr cualquier cosa que se propusiera.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s